¿Cómo viajamos?

Se están acabando las vacaciones y aunque muchos españoles las hemos disfrutado, algunos nos preguntamos si, ¿son las vacaciones sinónimo de desconexión? Rotundamente no. Al menos en lo que se refiere al uso que seguimos haciendo de la tecnología, presente en todo momento, desde la preparación del viaje al seleccionar destino, hotel o método de transporte, al transcurso del mismo.

Los nuevos viajeros, esa generación llamada millenials, están conectados en todo momento y han convertido los dispositivos móviles y la conexión a la red en parte indispensable de su vida. Esto ha obligado a la industria del turismo a adaptarse a su modo de vida y desde las aerolíneas hasta los hoteles, todas las compañías del sector han evolucionado a gran velocidad para responder a las necesidades de los nuevos consumidores.

Hoy se hace más necesario que nunca ir un paso más allá y trabajar la relación que mantienen las marcas con sus clientes de un modo más personalizado, para ser más relevantes, fidelizarles y mantener altos índices de conversión.

¿Cuáles son las cinco reglas de oro del viajero híperconectado?

Basándose en varios estudios internacionales desarrollados por distintos activos del sector turístico, Selligent ha recogido las cinco principales preocupaciones del turista actual en el siguiente listado:

  • No sin mi móvil. El smartphone es una extensión más del cuerpo, útil para hacer fotos, buscar actividades o compartir experiencias. Si se viaja a otro país, el precio prohibitivo de los servicios de itinerancia de datos convierte el WiFi de la habitación o apartamento en un elemento imprescindible, no un extra.

 

  • Las vacaciones soñadas. Una de las principales razones para viajar de los jóvenes del milenio es tachar aquellos lugares donde siempre han querido ir de su lista de deseos. Por eso, un 83% estaría dispuesto a permitir que las compañías hagan un seguimiento de sus hábitos, según una encuesta de American Express. Todo para conseguir experiencias más personales e individualizadas.

 

  • A la caza de la mejor oferta. Los nativos digitales hacen una media de 5 sesiones de búsqueda en la red antes de viajar y visitan al menos 3 páginas web antes de hacer una reserva. Casi la mitad de usuarios de dispositivos móviles usan comparadores como Kayak o Skyscanner.

 

  • La felicidad es compartida. Según HVS, la consultora global de alojamientos, el 58% de los jóvenes prefieren viajar con amigos. El porcentaje aumenta hasta el 76% cuando se trata de compartir sus vivencias en las redes sociales. Además un dato curioso, el 53% de usuarios de Facebook planea sus vacaciones en base a las fotos que comparten sus amigos.

 

  • ¿Qué me dan gratis? En la cultura del acceso libre en la red, las experiencias fuera de ella necesitan ofrecer, cada vez más, algún incentivo sin coste para el cliente. Según TripAdvisor el 77% de los viajeros basan sus decisiones en la oferta de servicios gratuitos. De todos ellos, la conexión WiFi es el primero de la lista (74%), seguido del desayuno incluido (60%) o los servicios de traslado al aeropuerto (58%).

 

Seis de cada 10 millenials prefiere gastar su dinero en experiencias más que en bienes materiales, así lo señala un estudio de MMGY Global. A esto se añade que el 33% de los turistas prevé gastar más en viajes en 2016 que en el año anterior, según datos de TripAdvisor. Todo ello demuestra que las posibilidades de crecimiento del sector turístico son evidentes.

En un entorno como el descrito, obtener información de calidad sobre los hábitos de los consumidores y darle un buen uso se ha convertido en el centro de la estrategia de las empresas dedicadas al turismo para ofrecer ofertas y paquetes personalizados a sus clientes.